Centro de Memoria Histórica
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

BANCO DE PROBLEMAS

Memoria histórica en Bogotá

La falta de memoria histórica que tiene el país o más específicamente Bogotá.

Para mí es increíble como en un país como Colombia, en donde matan gente a diario, en donde los políticos hacen barbaridades en nombre de un centro y una democracia, y en todas estas acciones falta algo básico, no hay memoria histórica. Como economista, amante de la historia de América Latina y Colombia, es claro que la historia se repite para todos. Lo que vivimos ahora, lo vivirán nuestros hijos y lo vivieron nuestros abuelos, obviamente todo estando ajustado al contexto contemporáneo. Lo más trato es que la problemática no yace en la falta de información ya que nosotros gozamos de una de las mejores bases de datos sobre conflicto y violencia. Es más, tenemos un centro de estudio para eso tanto en la ciudad (Centro de Memoria Histórica que irónicamente se encuentra muy cerca del CESA) y en la universidad (el CIDER, facultad de la cual hago parte y en la cual me quiero especializar).

 

Es entonces cuando identifico el verdadero problema: la ignorancia y la falta de interés del ciudadano bogotano promedio. Todos saben entre pitos y flautas que fue el M-19, la toma del palacio y demás, pero no tienen ni idea de lo que estaba pasando por atrás. Muchos todavía creen que la UP se disolvió por problemas de participación, ignorando uno de los peores genocidios urbanos vistos en nuestro continente. Esto es un problema para la actual conjetura política, económica y social por la que atraviesa Colombia que es bastante complicada. Para nadie es un secreto que Colombia es un país centralizado en su capital, por ende, lo que ocurre aquí afecta a todos los municipios. Por ende, si notros ignoramos nuestra historia local, el resto del país no seguirá los pasos llevándonos a tomar las mismas decisiones erróneas del pasado. Héctor Abad escribió en alguna de sus columnas que en Colombia las políticas se escribían en arena y por eso después de un tiempo ya no había registros de su efectividad y demás. Si esto continua, jamás podremos construir una ciudad funcional y una cultura de paz, ya que la guerra es más fácil de replicar que el perdón.

    Recommend0 recommendationsPublished in Paz, Justicia e Instituciones Sólidas